Cortesía
Brasil y Estados Unidos compartieron este lunes su “preocupación” por la “difícil” situación de Venezuela y discutieron el uso de la base de lanzamiento de satélites de Alcántara (Maranhao, noreste), durante la visita del secretario estadounidense de Defensa, Jim Mattis, a Brasilia.

En su primera jornada de una gira que lo llevará también a Argentina, Chile y Colombia, Mattis se reunió en la capital brasileña con el canciller Aloysio Nunes y con el ministro de Defensa, el general Joaquim Silva e Luna.

Venezuela, confrontada a una grave crisis económica y a un aislamiento internacional creciente por la represión de disidentes, formó parte de las discusiones bilaterales.

“Hubo un tópico relacionado con nuestra preocupación acerca de la manera de ayudar a Venezuela, que se encuentra en una situación difícil”, dijo Silva e Luna a la prensa a la salida de la reunión.

“La posición de Estados Unidos en este aspecto es muy prudente. Considera que la solución [a la crisis de Venezuela] debe ser liderada por Brasil y pregunta siempre cómo puede ayudar”, agregó sin dar más detalles.

Mattis, secretario de Defensa desde el inicio del gobierno de Donald Trump en 2017, no dio declaraciones a la prensa.

Silva e Luna explicó también que en la reunión se discutió el uso por parte de Estados Unidos del centro de lanzamiento de satélites de Alcántara.

El ministro se mostró partidario de que los dos países firmen un acuerdo “lo más pronto posible”, después de que se resuelva la cuestión de las salvaguardas legales y tecnológicas para proteger la propiedad intelectual de Estados Unidos y la soberanía brasileña.

Alcántara tiene una ubicación ideal para los lanzamientos, pues está muy próxima a la línea del Ecuador, lo que permite economizar hasta 30% del combustible o llevar más carga.

Tras la reunión, Mattis salió hacia Rio de Janeiro (sureste), donde el martes dará un discurso en la Escuela Superior de Guerra y visitará el monumento nacional a miembros de las fuerzas armadas brasileñas muertos en la Segunda Guerra Mundial (1939-45).

En declaraciones ofrecidas a periodistas a bordo del avión que lo trajo a Brasilia, el secretario de Defensa se refirió a la creciente influencia de China y Rusia en América Latina.

“No veo lo que hacen los otros países como un ataque contra nosotros. Son decisiones soberanas, yo solo me preocuparía si estos países [latinoamericanos] estuvieran perdiendo cierto grado de soberanía por culpa de decisiones propias o de otras naciones”, dijo en declaraciones reproducidas por el periódico O Globo.