Fedecámaras considera poco creíble la oferta del gobierno nacional de cubrir el diferencial por el incremento salarial a 1800 bolívares soberanos de las nóminas de la pequeña y mediana empresa por 90 días.

Aunque el presidente del organismo empresarial, Carlos Larrazábal, señaló que es necesario el ajuste salarial, advirtió que un incremento del 3500% es inmanejable para las empresas en la actual situación. Larrazábal piensa que el Ejecutivo optará por la impresión de dinero inorgánico para asumir los sueldos del sector privado, lo que representará mayor presión inflacionaria.

“Cómo va a hacer el Gobierno que hasta ahora ha dado esa oferta para empresas pequeñas y medianas del sector industrial pero como hacen los sectores agrícolas, los sectores primarios que están a lo largo y ancho del pais, sectores que a veces tienen trabajadores que no están bancarizados. Yo no creo que tengamos un cierre masivo pero obviamente las empresas privadas siguen comprometidas con el país, el patrimonio de las empresas si no se toman ajustes de forma y correctivos en lo que se está hablando se puede ver gravemente afectado”, expresó Larrazábal.

Con relación a la entrada en vigor del nuevo cono monetario, Larrazábal señaló que la capacidad de compra del dinero se esfumará en meses si no se frena la hiperinflación. Cuestionó que se pretenda corregir el déficit fiscal aumentando los impuestos a la población y reiteró su rechazo al anuncio de la fijación de precios acordados a los productos básicos.

“Primero todos los precios no están dolarizados, hay una cantidad de productos de la cesta básica que tienen los productos controlados, todos los productos básicos están a nivel del productor controlados. La empresa está facturando, el productor agrícola, el productor primario, el productor de transformación de alimentos está facturando a veces hasta un 20 o 30% de lo que ustedes, los consumidores terminamos consiguiendo los productos en la calle”, señaló Larrazábal.

El líder empresarial aclaró que Fedecámaras no será participe del paro que convocaron partidos de oposición. El empresariado reiteró su disposición a mantener el diálogo social pues aseguran que ese es el mecanismo idóneo para fijar y acordar las medidas que requiere la economía.