Las malas políticas económicas implementadas por el Estado han complicado gravemente el panorama en el sector agrícola de Portuguesa, principal motorizador productivo en la entidad, esto según el balance semestral que este jueves ofreció en rueda de prensa la directiva regional de Fedecámaras, resaltando que al cierre de estos primeros seis meses de 2018, la economía decreció en un 56 por ciento.

Omar El Chumary, presidente de Fedecámaras-Portuguesa, junto a los vicepresidentes Osman Quero y Miguel Arias, precisó que de las 260 mil hectáreas que se acostumbraban sembrar en la entidad, principalmente en el rubro maíz, apenas se están cubriendo 100 mil hectáreas, lo que representa solo un 38 por ciento de la superficie.

“En el caso del maíz blanco, para abastecer el mercado se requieren un millón 400 mil toneladas; mientras que del amarillo, estaría alrededor de 2 millones y medio de toneladas, por lo cual siendo Portuguesa una entidad con alta responsabilidad en términos de alimentación, se requieren unas 650 mil hectáreas de siembra. Con el arroz, otro rubro bandera de nuestro sector agrícola, de las 120 mil hectáreas disponibles, solo lograron sembrarse 20 mil hectáreas, lo que se traduce en un 16 por ciento de la producción necesaria”, expresó.

Pese a esto -dijo- el Estado no muestra indicios de rectificar en sus políticas económicas, por lo que las cifras negativas podrían mantenerse (…) El Gobierno no quiere cooperar, y no hablamos de cooperar en beneficio del sector empresarial, sino del ciudadano, que a fin de cuentas, es el que sufre las consecuencias de las malas políticas que se están implementado.

El Chumary acotó, que no solo el sector agrícola se encuentra limitado, lo mismo ocurre con el comercio, donde, aunque el desabastecimiento no es el problema que ahora trasciende comúnmente, “ya que podemos ver anaqueles llenos, no se cuenta con poder adquisitivo con el que se puedan cubrir las necesidades de compra. Estamos impactados por una superinflación”, alertó.

Otros problemas como la carencia de transporte, la falta de efectivo, las fallas en el internet, y por supuesto, de electricidad, han ido causando estragos en la economía del país. “Deberíamos estar aquí ofreciendo información de desarrollo, generando más empleo, hablando de nuestro compromiso para producir para Venezuela y para otros países del mundo, con novedosos métodos tecnológicos; sin embargo, el panorama es otro, aunque nuestro compromiso es seguir apostando a Venezuela producir en este país; y por ello, aquí estamos todos los empresarios con las manos abiertas para trabajar”.

Por otra parte, la directiva de Fedecámaras-Portuguesa aprovechó la oportunidad para aclarar que el movimiento empresarial de la entidad no ha propiciado, ni se suma al llamado a Paro Nacional, convocado para este 20 de agosto por las fuerzas políticas de oposición.

“No podemos llamar a un paro cuando ya el sector empresarial desde hace más de 4 años estás parado. Vivimos a discreción de cómo el Estado ha querido manejarse en lo que respecta a la producción”, finalizaron.