Gremialistas que el transporte en el país está paralizado en un 90%, mientras que los vehículos particulares se deterioran con mayor facilidad debido a repuestos de mala calidad
El mercado de vehículos y autopartes se suma a los sectores que entraron en crisis debido a la situación económica de Venezuela. Durante el 2017 se registró una caída de la producción del 44%, según indicó el presidente de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa), Omar Bautista.
“Cada vez crece más el descenso en este sector industrial. Muy importante ya que lo integran más de 80 empresas en 12 estados con una gran capacidad instalada y productos de muy buena calidad”, explicó en una entrevista con César Miguel Rondón transmitida en el Circuito Éxitos.

El gremialista recordó que a inicios del milenio, esta industria creó un mercado importante para el país. Se promediaban exportaciones anuales por 200 millones de dólares. Sin embargo, la situación económica ha disminuido las posibilidades para mantenerlo, lo que ha provocado la caída del sector transporte, que está parado en un 90% según datos de la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos (Canatame).
Agrega que para mejorar el sector, es necesario invertir en el transporte, incrementar la producción y sobre todo, la economía, para que los ciudadanos posean un mayor poder de compra.

El problema, actualmente, sería la escasez de divisas. Bautista añade que este año no se han podido importar materias primas y no cuentan con producción nacional. “Este año no hemos recibido acero, aluminio, aceite, ni plástico. El Estado importa autobuses en vez de invertir en materias primas para la fabricación nacional”.
Entretanto, Gino Fileri, presidente de Canatame, asevera que la crisis se alimenta con una enorme pérdida de mano de obra calificada. En este sentido, informó que para solucionarlo, imparten cursos a través de la cámara y otras instituciones adscritas, con más de 600 alumnos en lo que va de año.

Según Fileri, otro problema es la aparición de repuestos de segunda mano, que llegan al país por un menor precio, lo que conlleva a un deterioro de los automóviles. “La calidad de los repuestos no es la misma y los vehículos no rinden de la misma manera, se están generando accidentes que tenían años sin verse”, acotó.